Random thoughts of daily life. No juzgues. Cuando señalas con un dedo a alguien, recuerda que tres dedos te señalan a tí. Eres lo mejor que te pasa. Don't look back. Solidaridad. La política es para otros blogs. Libros. Música. Y ser feliz...

3 de febrero de 2013

LA SOLEDAD DEL CUIDADOR



Un día descubres que tus padres sufren de alguna enfermedad que los convierten en dependientes y por mucho que quieras mentalizarte, no tienes ni idea de como va a cambiar tu vida. 
 
Cada caso es un mundo y según las circunstancias familiares o financieras, tu vida nunca será igual.
 
Mamá tiene Demencia Senil muy avanzada.
 
Nada ni nadie te puede preparar para lo que ocurrirá. Sólo podrás recibir algo de comprensión por parte de quien ha vivido o vive algo similar. Vives pendiente del enfermo 24 horas al día, 7 días a la semana y así durante meses y años.
 
El primer dolor es cuando te das cuenta de que tu madre ya no te reconoce. Crees que es lo peor que te puede pasar a nivel emocional. Esto es sólo principio. A medida de que su cuerpo y mente se van degradando descubres que eres tu quien ya no la reconoce. Su dificultad para comunicarse la convierte en una auténtica extraña y eso es demoledor.
 
En la misma forma que la enfermedad va degradando su diminuto cuerpo y mente, tu vida personal y social se van degradando también. Estar en estrés permanentemente es demoledor para tu espíritu. Y es ahí cuando comienzas a sentirte más sola. 
 
Yo vivía  en Barcelona y hace 6 años me vine para Asturias para atender a mis padres recién llegados de Venezuela. Así que a pesar de que este es un lugar hermoso y donde están las raíces y familia de Mamá, a mí me resultaba totalmente ajeno. Ya que no es mi entorno habitual. No he podido llevar una vida más o menos normal: hacer amistades, salir a pasear, etc. Tengo que atender a mis padres  y Mamá no puede estar ni un segundo sola. Estamos Papá y yo totalmente entregados a cuidarla. Sin ayuda. Nos es imposible socializar de forma normal. Y estamos terriblemente agotados. (Eso sin contar de los momentos de tensión  y ansiedad entre nosotros  debido a esta situación) A todo esto hay que añadir que hemos tenido problemas para encontrar la medicación y dosis que mejor se adecúan a Mamá. Establecer una comunicación fluida con su médico de cabecera tampoco es fácil. 
 
Vivir la vida de una persona de 91 años y de  79  respectivamente es demoledor.
Tengo la sensación permanente de NO FUTURO. Tengo muchos miedos. Momentos de auténtica ansiedad. Dormir poco y mal no ayuda en absoluto. Entras en una depresión muy difícil de batallar.
 
Los momentos de mucha tensión son terribles y muchas veces he temido por mi salud física y mental. 
 
Te das cuenta de que necesitas desesperadamente un tipo de comprensión que es casi imposible de encontrar. Como dije anteriormente, solo te comprende quien lo vive o lo ha vivido.
 
Hasta el simple hecho de hablar por teléfono se convierte en algo complicado porque en el caso de Mamá, se alborota... Entonces ese mero hecho cotidiano lo limitas a lo más estrictamente necesario. Una vez la acuesto procuro hacer el mínimo de ruido posible para no alterarla. Ya que cuando se altera de noche luego cuesta un mundo lograr tranquilizarla. Así que al final sólo te queda internet para poder mantenerte conectada al mundo. Y aún así los amigos no lo comprenden. 
 
La comunicación con tus amistades de siempre se torna casi inexistente pero... siempre hay un pero.... No se dan cuenta de que no tienes nada nuevo que contar, ni que lo vas a tener, ya que estás teniendo una vida totalmente limitada en todos los sentidos. Algunos amigos te dicen: “Bueno pero cuéntame algo que no sea la enfermedad de tus padres”. ¿Pero que carajo voy a contar? Una vez más te sientes incomprendida y tus amigos dificilmente comprenden en absoluto esos toques sutiles y desesperados que les haces a su comprensión, a su solidaridad, a su apoyo. Y un buen día sientes que se aburren porque terminas repitiendo SIEMPRE lo mismo. Te entra esa demoledora sensación de: “llamar, ¿para que?...Es aquí cuando necesitas un empujoncito por parte de ellos ya que todas tus energías se van en atender a quien te necesita. Pero ese empujoncito raramente llega.
 
Darte cuenta de que no tienes la comprensión por parte de las personas que te importan y duele terriblemente. En mis actuales circunstancias no necesito esto. Pero es lo que siento.
Sabes que en muchos aspectos sigues siendo la misma persona, sin embargo TODO ha cambiado.
Me aferro a mi sentido del humor de manera implacable. Sin embargo, llega la noche y todo se derrumba. Los ataques de pánico y ansiedad se repiten. El sueño tarda en llegarte, oyes a Mamá moverse o quejarse o alborotarse en la cama y el corazón te sube a  la boca y piensas: "otra noche inquieta no por favor"
 
 La soledad te derrumba, sientes que ABSOLUTAMENTE TODO está fallando, TODO. Hay momentos de asombro. ¿Pero como puede ocurrir todo esto? ¿Como no comprenden que estoy mal y que los necesito?  ¿Como me pueden hacer esto?  No hay respuesta... todo está claro...Una decepción más que debes superar, dejar de lado y avanzar.
Solo te queda esperar al día siguiente y comenzarlo con agradecimiento por otro día superado. Aunque te pases el resto del día como un androide histérico porque no llegas a todo y tienes que poder. 
 
A veces todo resulta muy difícil. 
 
Esos  breves mensajes que me llegan por mail o whassap o Facebook, alguna breve llamada telefónica ILUMINAN muchos de mis momentos y me ayudan a seguir adelante...En definitiva, endulzan estos amargos momentos que me toca vivir.
 
Y como siempre digo, esto tambien es UNA LECCIÓN DE AMOR Y VIDA.... 
 

4 comentarios:

DOS CORAZONES EN UNO dijo...

En momentos como este, que te leo... yo que vengo de cerca de donde tú estás, me doy cuenta de tu fuerza, tu tesón y lo jodidamente graciosa que eres; aunque a ti te lo parezca, no estás sola.

Agradezco al universo que te puso en mi camino en esos momentos en los que yo más te necesitaba.

Es por eso, que siempre que o te llamo o me llamas... al oir tu voz, me comfortas.

Yo... te lo agradezco a golpes de FUET... jejeje.

Un abrazo de oso Anaking Skywalker, ya que... LA FUERZA TE ACOMPAÑA.

Y que carajo... no hay mal que cien años dure, aquí os esperamos.

Nuria&Pakitow.

tikkun dijo...

Cuanta razón llevan tus letras, cuanta tristeza impresa que la amargura deja por la desesperanza... y como no saberla yo si la vivi en carne propia, mi padre que me abandono a los 2 años de edad regreso a mi vida 3 meses antes de su muerte creo que para cerrar ciclos conmigo pero regresa sumamente enfermo, con deabetes, ciego, con agua en los pulmones y problemas cardiacos, era cuidarlo día y noche, atenderlo en todo momento, de paso tenia demensia senil asi que había que cuidarlo siempre y lo malo es que ninguno de mis hermanos me ayudo en nada, solo mi marido, esos 3 meses fueron cansados y estresantes hasta que un día despues de darle de cenar se quedo dormido y se me fue con dios, lloré, lloré mucho, le lloré con toda mi alma pero se que dios todo lo hace sabiendo el porque lo hace, dios te llenará de fuerza, dios te cree fuerte y sobre todo digna de un amor tan grande como para dar amor a ese ser que te deja en tus manos. te mando un abrazo y espero que seas muy fuerte...

Primer Ciclo dijo...

Tienes razón,unicamente quien lo vive lo entiende. Un abrazo.

Primer Ciclo dijo...

Tienes razón,unicamente quien lo vive lo entiende. Un abrazo.